jueves, 15 de noviembre de 2012

NUESTRO HALLOWEEN 2012

Parte del corazón de la Mariquita de Colores vive en México desde que conoció ese maravilloso país. Por eso no es de extrañar dónde encontramos inspiración para Halloween de este año. Perdón. A partir de ahora no es la celebración de Halloween sino Día de Muertos. Éste es el "altarsito" que montamos en casa este año para esta fiesta que en el barrio es ya una tradición.



Os empiezo a contar de arriba a abajo. El toque de fiesta que tiene esta celebración en México se la daban
las banderolas mexicanas, imitación a los papeles picados, con los colores de la bandera y dibujos y motivos alusivos a ese país.


El altar estaba a varias alturas, como manda la tradición, con una foto del muerto, Pancho Villa, en un marco de plata trabajado artesanalmente (no en México sino en Perú).


Hace forma de margaritas, y fue regalo de boda de mis tíos americanos.



Bajo el retrato, dulces con forma de calavera. Son mexicanos, y allí es una de las cosas típicas que se comen y se regalan a los niños ese día.






El altar tiene que tener además cosas para comer y beber para el muerto, una galletas caseras y un poco de tequila. Y como complemento, calaveras y mariachis artesanales mexicanos...andeleeee





Y detrás de la fotografía, en el frontal del altar, mi virgensita de Guadalupe y una corte de angelitos que compré hace unos años en el mercado de Guadalajara.


Y bajando al suelo, el "susto" de este año. En México, entre los dulces que se regalan a los niños, están también una pequeñas tumbas, de las que, si tiras de un hilo, sale la calavera. Basado en eso hicimos esta "tumba". Así estaba nuestro muerto en reposo....


Y así tirando del cordel. Más de uno se pegó un buen susto cuando fue a tomar uno de los ataúdes de nocilla que colocamos en la tumba.Y a su lado, dos vírgenes de Guadalupe, flores (aunque no encontré parecidas a las que se ponen en México), y las chucherías para que se llevaran los niños. Eso sí, las que dejó mi pequeña mexicana...



Así quedó todo con las luces apagadas, sólo con el flash y la luz de las velas.




Y aquí el momento en que el altar de Día de Muertos entra en acción y resiste el ataque de los niños-monstruos.





Un último detalle: los niños también pudieron probar chucherías mexicanas, con sabores muy distintos a los que estamos acostumbrados. Conseguimos algunos dulces en una tienda de productos mexicanos de Madrid de los que apenas dejaron nada.
 

 
Qué os parece? Esperamos vuestros comentarios...

1 comentario:

  1. Tomaaaaaa!!, pero que novedoso!!!!! y la pequeña mexicana para comérsela.Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...