miércoles, 6 de abril de 2011

JESÚS VA A LA PISCINA

No sólo tartas y motos. Cada regalo se personaliza al máximo. Un encargo muy especial que quedó así de bien. Una refrescante piscina de pañales, con sus calles marcadas por corcheras hechas con cadenas para el chupete, un nadador de peluche, y otro bañista que toma el sol sobre un babero. Y no puede faltar un mullido césped de toalla verde, lleno de flores y mariquitas de colores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...